Mitos y leyendas nicas

Según los relatos históricos, se dice que la cegua era una una mujer que estaba casada con hombre de buen aspecto físico, quien tenía dinero. Ella es descrita como una mujer de piel blanca, cara fina, y un cuerpo boluptuoso, además de ser bruja, sin que su marido lo supiera.

Un día, el marido la engañó con otra mujer. Ella se volvió loca, y decidió hacer un pacto con el mismísimo diablo, y juró venganza contra todos los mujeriegos. Se dice que se pasea por las noches detrás de los mujeriegos, y que se les presenta en su forma más linda, y cuando los hombres voltean a ver a otra dirección, y luego a ella, ya la ven transformada.

yoshifansclub
Ilustración: Yoshifansclub.com

La leyenda la describe con su cara transformada en la de una yegua esquelética; sus cabellos se vuelven como el pelo del maíz y sus dientes como los granos de mazorca podrida. Además de eso, el resto de su cuerpo se transforma: su piernas se vuelven tan largas y robustas como las patas traseras de un caballo, sus pies se hacen más grandes y lo mismo ocurre con sus brazos.

Se dice que ella juega con sus víctimas, para atormentarlo sin matarlo. Muerde la mejilla de los hombres para dejarle la marca de mujeriegos. Ellos se vuelven locos, hasta que terminan diciendo “¡la vi, la vi!” y luego, mueren.

No se conoce el origen, ni el objetivo de La Carreta Nahuatl, pero la gente dice que pasa anunciando la muerte de alguien de la calle por donde transite. Esto se dice porque han habido relatos de gente que escucha a la carreta durante la madrugada, y al amanecer, alguien de la calle está muy enfermo, y posteriormente muere.

Cony Gómez
Ilustración: Cony Gómez

Se dice que aparece entre la 1 y las 3 de la madrugada, en cualquier noche, y principalmente en las calles de Monimbó. Quienes la han visto, describen a este espectro como una carreta que va jalada por dos bueyes esqueléticos, y quien los conduce es la mismísima muerte. La carreta va cubierta por un velo blanco.

La leyenda del Cadejo es una de las más conocidas, y más por quienes les gusta trasnochar en las calles. Hay dos cadejos: el negro, y el blanco.

El cadejo negro es la representación del mal. Persigue a las personas que diambulan por las calles por las noches, siempre queriendo hacer daño, o hasta matar.

Por su parte, el cadejo blanco es el guardián de los trasnochadores. Es de buen espíritu, y camina a la par o detrás de quien acompañan, defendiéndolo de espíritus malignos y cualquier peligro, además de acompañarlo hasta su destino.

A los trasnochadores usualmente tras de ellos se aparece el cadejo negro siguiéndolos en forma de un perro pequeño, y cada vez que uno se da vuelta a verlo el perro va creciendo y creciendo hasta tener el tamaño de un gran lobo. Cuando este crece a ese tamaño decide atacar, y es ahí cuando el cadejo blanco se interpone y lo distrae para que el hombre pueda huir.

valdezmauricio95wixcom.jpg
Ilustración: Mauricio Valdéz

Hay ocasiones en que se establece una encarnizada pelea a muerte entre ambos animales; en este caso el caminante defendido por el cadejo blanco debe permanecer en el lugar de la contienda hasta el final de la pelea, de lo contrario su protector morirá al no contar con la ventaja de la presencia. En enfrentamientos en los que se cuenta con la permanencia del defendido, los cadejos nunca llegan a matarse; solo salen lastimados y el negro vencido.

Se dice que cuando el hombre rechaza la compañía del cadejo blanco y trata de hacerle daño, éste se lanza sobre su agresor, lo revuelca, lo muerde y lo deja mortalmente herido.

 

Fuente: Infodenic

 

Anuncios

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión / Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión / Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión / Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión / Cambiar )

Conectando a %s