Con la Gigantona en la sangre

El baile de la gigantona ha ido perdiendo su valor cultural entre los jóvenes del XXI, esto ha llevado a Henry Gutiérrez, originario de Sutiaba en León, a tratar de impulsar el respeto hacia esta tradición después haber nacido entre gigantas.

Por Virginia Tejada.

El baile de la gigantona o el baile de La Giganta es una danza popular cuyo origen se remonta a tiempos de la colonia en representación de la mujer del colonizador español y la clase social alta.

tumblr_ngc4i7yhf21trwdnlo1_400León es su cuna nicaragüense y se remonta a varios siglos, que quizás sea cercana a los años de la independencia nicaragüense, pues su mensaje es sátira a la reina de España.

“!Aquí tienen a mi damita, hermosa mujer de mi tierra, si me dejan cantar una copla, les dará un baile con guerra!”                                        Barabararán barabararán barabararán

La Gigantona leonesa

Durante las décadas cuarenta y cincuenta hubo una pérdida de esta danza, ya que no se estaba bailando en los barrios.

Henry Ezequiel Gutiérrez Pérez es presidente de la Asociación de Gigantonas ¡Viva León Jodido!¡Viva León Jodido!, comenta que por esos años el doctor Edgardo Buitrago pidió a la Alcaldía de León que quitara el impuesto a los portadores de las grandes muñecas por transitar por las calles de León.

Esa propuesta se aceptó y junto con esta se empezó a promover el tradicional concurso de gigantonas cada ocho de diciembre.

Para el año de 1967 el premio del concurso de gigantonas lo obtuvo La Florentina del Barrio El Laborío, la gigantona de don Hernán López, el  tátara abuelo de Henry Gutiérrez.

“En el  tiempo que se tenía que pagar impuesto para poder salir a las calles, la Florentina seguía saliendo a escondidas por mantener la tradición que se estaba perdiendo” contó el tataranieto de López.

Tras la Florentina

Pasaron los años y las gigantonas nacían dentro de la familia de don Hernán; gigantonas como Flor de María, Rosita, Roxana y Xóchitl, fueron  elaboradas por Benito Pérez López (Q.E.P.D) y por Francisco Pérez López, ambos nietos de don Hernán.

Al morir Hernán López, la Florentina se la heredo a su hijo mayor, de nombre Daniel López; este último murió trágicamente y la gigantona le quedó a su viuda esposa, la cual para no recordar a su difunto marido decide venderla a una familia de Somoto.

Al ser vendida en Somoto, 18 años más tarde la Florentina existía. Lo que para algunos era una simple lata y madera podrida, para la familia López fue lo mejor.

Flo rest“Recuerdo a mi bis abuela llorar ya en sus últimos días con solo saber que aun la gigantona existía, mi abuelo igual” añadió Henry Gutiérrez.

La Florentina tiene más de 100 años y aún tiene su 2da cabeza que anda alrededor de 80 años, elaborada de lata.

“Es el traspaso de generaciones. Yo nací en un entorno gigantonero, desde pequeño me desarrolle dentro del ambiente de las gigantonas, es algo que traemos en la sangre” dice Gutiérrez.

La gigantona más famosa

“Nadie la tocaba, pero ahora esa gigantona ya no existe, quién sabe qué fin tuvo. No creo que vean a esa gigantona, por eso les cuento como era para que se la imaginen” contaba Henry que les decía Francisco Pérez.

Especial Gigantonas de leon/foto/LA PRENSA/Alfredo Zuniga/27 de
Especial Gigantonas de leon/foto/LA PRENSA/Alfredo Zuniga/27 de noviembre del 2013

Como un ensueño, Henry nunca pensó que vería a la gigantona más famosa de León.  Es igual a como la describió su abuelo, quién la tiene en su casa desde el día que la encontraron.

“Claro, Florentina ahora es algo fea comparada con las modernas, pero en su época era la más linda. Ahora es chistoso ver a los niños que se ríen de ella, porque las gigantonas han sufrido muchos cambios, ahora parecen virgen” dijo entre risas Gutiérrez.

En la actualidad

En León existen alrededor de 50 o más gigantonas. En este departamento aún se respetan las temporadas de este baile que abarcan los meses de Noviembre y Diciembre.

La mayoría de jóvenes que bailan a esta enorme muñeca piden de 10 a 20 córdobas por un baile y el alquiler de la gigantona anda por los 100 córdobas la noche.

Las gigantonas que salen a las calles tiene su por qué, necesitan mantenerse.  De lo que recauda, el 40% es para el arreglo de ella misma y el otro 60% es distribuido entre el personal.

“Es una ayuda que se le da, no un pago” – Henry Pérez Gutiérrez

El baile ha sufrido muchas transformaciones a través de los años,  tergiversándose su originalidad.

Las coplas no pierden su sentido de burla, pero si se han perdido el mensaje crítico a la realidad del país.

“Ya no tienen el valor cultural y folklórico, ahora andan muchos chavalos muy vulgares  que no valoran el significado de la tradición que tienen en sus manos… es triste… pero ahí vamos” dijo Henry Gutiérrez

 

Anuncios

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión / Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión / Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión / Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión / Cambiar )

Conectando a %s